Revista Democracia
       
Logo Revista Democracia  
 
        Revista de análisis Político y Cultural de El Salvador y Latinoamérica Diciembre 17, 2017     
 
De click aquí para más información sobre WEB
 
Argentina no puede pagar "Los fondos Buittre" sobre el hambre de su pueblo"
 
 
G77+ China: Erradicar la Pobreza
 
 
 
 
 
     
Brasil: De la dictadura militar de derecha a la democracia civil.

Dr. Francisco Lazo. Economista y ex Viceministro de Comercio e Industria de El Salvador.

 
 
Brasil Elecciones 2014
Las actuales y virtuales ganadoras en las elecciones 2014 en Brasil (según las últimas encuestas), Dilma Rousseff (izquierda) y Marina Silva (derecha) reconocidas políticas de izquierda, fueron miembras del gabinete de Lula da Silva. La izquierda ha relegado a la derecha a un cuarto lugar.
 

La historia política de la sociedad brasileña resulta  interesante analizarla, afín de que pueda servir de comparación con lo acontecido en otras sociedades latinoamericanas, dado que ha transitado desde la dictadura militar hacia un proceso de democratización, ello en pocos años y en la actualidad, 2014, parece haber dejado atrás un pasado al que difícilmente se puede pensar que  pueda volver.

Un poco de historia puede ser ilustrativa al respecto: en la década de los años 30 del Siglo XX, concretamente en 1930, Getulio Vargas dio un golpe de estado, quien era un abogado, con cierta  formación militar, es importante destacar que había sido candidato presidencial en las elecciones de 1930. Se mantuvo en el poder por 15 años gracias al apoyo de los militares. Durante su gestión enfrentó varias revueltas: en 1932 derrocó las pretensiones de la derecha paulista, en 1935 también derrocó una intentona liderada por comunistas, en 1938 los fascistas trataron de derrocarlo.

Finalmente, en 1945 fue derrocado por un golpe militar, que fue comandado por su ex ministro, el General Dutra. Su administración fue claramente pro Estados Unidos y con connotación anticomunista, rompió con la URSS y proscribió al Partido Comunista Brasileño.

En 1950, Vargas retornó al poder por la vía electoral, y se suicidó en 1954, durante una crisis política. Desde mediados de la década de 1950, Brasil entró de lleno en el modelo de desarrollismo, basado en la industrialización vía sustitución de importaciones. Los siguientes gobernantes: Kubitschek, Quadros, Goulart continuaron con este esquema de desarrollo. En 1964 fue depuesto Goulart y de nueva cuenta  se instauró un régimen militar dictatorial, con clara visión de desarrollo pero políticamente contrainsurgente. Brasil tuvo en esta época un rápido crecimiento económico.

En 1974, llegó a la presidencia el General Geisel, quien inició un proceso con ciertas aperturas democráticas.  Geisel era de la idea de que el estamento militar no podía perpetuarse en el poder y creía que se debía hacer un tránsito hacia gobiernos civiles, eso sí no a cualquier opción política, ya que era claro a no concederle espacios  a la izquierda. En 1979 impulsó la candidatura del General Figueiredo.

Figueiredo, disolvió el partido que lo llevó al poder, ARENA (La Alianza Renovadora Nacional)  fue un partido político creado en 1965 para apoyar al nuevo gobierno militar surgido tras el Golpe Militar de 1964 . Era un partido fundamentalmente conservador.  En las elecciones de 1982, la victoria fue para el PDS (Partido Democrático Social) con el 43.22% de la los votos válidos, y la oposición PMDB (Partido Movimiento Democrático Brasileño) con el 42.96%. Su gestión finalizó en 1984 cuando a través de elecciones indirectas por medio del Congreso, resultó electa la fórmula de oposición compuesta por Tancredo Neves y José Sarney. En el Congreso la votación fue: 480 votos a favor de la oposición y 180 a favor del candidato oficialista

Neves, por razones de enfermedad no pudo asumir la presidencia y le correspondió a Sarney ejercerla. Se puede indicar que a partir de 1985 finalizó el periodo de gobiernos militares y Brasil entró de lleno a una época de prevalencia de la democracia y de respeto a los procesos electorales.

La gestión de Sarney se caracterizó por una grave crisis económica: hiperinflación, declaró moratoria en los pagos de la deuda externa, el desempleo creció, la economía se estancó. Todo apuntaba a un posible retorno de los militares al poder, pero logró sobrellevar la situación y gracias a su hábil conducción logró salir avante en el proceso de democratización, y todo se perfilaba a que en las elecciones presidenciales de 1990 su partido, el PMDB (Partido del Movimiento Democrático Brasileño) perdiera las elecciones presidenciales.

Situación que efectivamente se dio, en 1990 resultó electo Collor de Mello, a través de su partido de derecha, el PRN (Partido de la Reconstrucción Nacional). Su triunfo fue en segunda vuelta y su contrincante fue Lula da Silva. Fue el primer presidente electo por voto directo de los electores.

Durante su gestión se aplicó el Consenso de Washington, las medidas neoliberales aplicadas implicaron: privatización de empresas públicas, liberalización  del tipo de cambio, eliminación de subsidios, reducción del empleo público, etc. Durante su gestión fueron notorios casos de corrupción, la crisis económica continuó, el desempleo afectó al menos a 7.5 millones de trabajadores, la situación se volvió caótica, y a finales de 1992 renunció a la presidencia, asumió Itamar Franco, quien era su vicepresidente. La hiperinflación continuó durante su gestión, en 1993 los precios subieron cerca del 2500%.

Itamar Franco enfrentó la crisis con el llamado Plan Real, que fue diseñado por Fernando Enrique Cardozo, Ministro de Hacienda. El Plan fue exitoso, logró contener la hiperinflación y se experimentó cierta recuperación económica.

En las elecciones de 1994, Fernando Enrique Cardozo ganó y se convirtió en presidente de Brasil, saliendo derrotado, nuevamente Lula da Silva. Cardozo ganó con el 54.3%, Lula alcanzó 27.0% y el tercer lugar fue para el partido de extrema derecha, el PRONA, con 7.4%. En 1998 nuevamente Fernando Cardozo gana las elecciones y Lula experimenta la cuarta derrota consecutiva en su intento por llegar a ser presidente de Brasil. Durante los ocho años de gestión de Cardozo, aplicó un esquema neoliberal, controló la inflación, continuó privatizando empresas públicas.

En 2002, Lula logra ganar las elecciones, logró el 61% de los votos. Se mantiene en el poder por dos periodos. Su gobierno ha sido calificado como de izquierda moderada, sin entrar en la ortodoxia, es más, dentro de su gobierno aparecieron personajes de derecha, así como trosquistas. En el campo económico le dio continuidad a ciertas políticas de Cardozo en lo referente a: responsabilidad fiscal, mantener una elevada presión tributaria (la más alta de América, que supera al 30% el PIB), mantuvo una relación estrecha con el FMI. Los resultados se destacan en los siguientes aspectos: alto crecimiento económico, inflación controlada, saldó la deuda con el FMI y el Banco Mundial.

Colocó a Brasil como una potencia económica, el PIB brasileño ocupa el octavo lugar a nivel mundial.
En las elecciones de 2010, el PT con la candidata Dilma Rousseff  tuvo el 46.8% de los votos, Serra (PBSD) logró 32.6% y Marina Silva en tercer lugar, con 19.3%. Entre estos tres candidatos se concentró el 98.7% de los votos, es de destacar que Marina Silva perteneció al PT, fue ministra de Medio Ambiente y tuvo una actuación destacada, abandonó este partido y se afilió al partido socialista, con el que participó en las elecciones de 2010.

En materia económica, la gestión de Dilma ha estado influenciada por los efectos de la crisis internacional. Muchos logros alcanzados durante Lula, se desmejoraron, entre lo que destaca: incremento en los niveles de pobreza, devaluación, el crecimiento se ralentizó; pero es de destacar que ha tenido logros importantes, como es reducir el índice de desempleo, los salarios reales, en la práctica indexados, con lo que se ha mantenido su poder de compra. En materia social, ha continuado con el programa de combate a la pobreza, pasando a considerar a ésta desde una perspectiva multifuncional, lo que la permitido impulsar un programa de transferencias o condicionadas, acorde con la serie de falencias que conducen a la pobreza a los hogares brasileños.

En 2014, de nueva cuenta habrá elecciones presidenciales en octubre, a finales de julio las encuestas indicaban que Dilma estaba arriba con el 40% de las preferencias, el social demócrata, Aécio Neves con un 23% y en tercer lugar el socialista Eduardo Campos, con 10%. Pero en un hecho fatídico, el 13 de agosto fallece Eduardo Campos en un accidente aéreo y su candidatura es sustituida por Marina Silva. Este trágico acontecimiento trajo consigo un realineamiento en las preferencias electorales, dos semanas después del accidente aéreo, las preferencias indican que Dilma sigue a la cabeza con 34%, en segundo lugar Silva con 29% y en tercer lugar Neves con 19%. Entre estas tres fuerzas políticas, las preferencias de los electores sobrepasa las tres cuartas partes, y la suma de las preferencias del PT con las del Partido socialista sobrepasa el 50%.

Después de realizar este breve recorrido acerca de la evolución del sistema político brasileño, de los reacomodos políticos, del ascenso de partidos ubicados hacia la izquierda en el espectro político. Se puede concluir que la derecha ha sido desplazada, aspecto que se veía cuesta arriba a mediados del siglo XX, los regímenes militares dictatoriales son cosa del pasado (aunque no es descartable cualquier locura a futuro). La sociedad brasileña ha avanzado hacia un proceso de respeto democrático, al igual que en otras sociedades latinoamericanas, como son el ejemplo de Chile, Argentina, Bolivia, Uruguay, Ecuador, Venezuela, entre otros.

Resulta sorprendente la similitud del proceso político brasileño con el salvadoreño: transitar desde dictaduras militares a gobiernos civiles de derecha y llegar hasta el triunfo de gobiernos de izquierda.  La similitud llega hasta el hecho de que los partidos de derecha tengan el mismo nombre ARENA, en Brasil desapareció  y en El Salvador todavía es la segunda fuerza electoral, pero no la principal fuerza política, desde hace varios años perdió la hegemonía que mantuvo en los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial así como en otros órganos de gobierno.

Y también para el caso salvadoreño, que después del triunfo del FMLN en 2009, con Funes como candidato y el nuevo triunfo en 2014 con Sánchez Cerén, si el proceso democrático latinoamericano se mantiene, es de esperar que las fuerzas de izquierda, progresistas y democráticas logren asentarse aún más en la voluntad de la sociedad, será la mejor medicina para dejar atrás a las fuerza de derecha, tal como es la tendencia en América Latina y perfilarse hacia el desarrollo económico, social y político.

Por tanto, mal hacen los partidos de derecha, como ARENA de El Salvador, de recurrir a engrosar sus filas con figuras militares vetustas (como las recién aparecidas como candidatos para las elecciones de 2015). Las sociedades, como se ha visto en América Latina, tienden a distanciarse de las figuras militares como agentes políticos y prefieren que sean civiles los que los gobiernen y que éstos también posean clara vocación democrática.

Tomando en cuenta que en su actuación, la derecha ha permitido una serie de abusos por parte de los detentadores del poder y los militares han tenido un papel permisivo e incluso de actor directo, además ha fomentado la exclusión social, y la injusticia económica, descuidando un combate efectivo hacia la pobreza, repercutiendo en  índices no adecuados de desnutrición, sin interesarse en mejorar las condiciones educativas de la población, la persistencia de altos índices de analfabetismo es prueba fehaciente de ello, desarrollando infraestructura que facilita ante todo a los poderosos.

 
08 de Septiembre de 2014

Los datos históricos sobre la sociedad brasileña han sido tomados de Wikipedia.

 
Danos tu Opinión:
 
   
www.Revista-Democracia.com    
San Salvador, El Salvador, Centro Amrica.
Telfonos: (503) 2225-3122 y 7300-2888
E-MAIL: director@revista-democracia.com, info@revista-democracia.com
XJMcom
Todos los Derechos Reservados, 2017