Logo Revista Democracia  
 
        Revista de análisis Político y Cultural de El Salvador y Latinoamérica Diciembre 17, 2017     
 
De click aquí para más información sobre WEB
 
Actualidad
Tras fuertes combates cae ciudad de Anbar, clave en el avance para que ISIS llegue a Bagdad.
 
A Ankara no le interesa combatir al Estado Islámico
 
 
     

El Espejo

El Mueble del Misterio Cautivo
Mario Castrillo. Crítico de Arte.

 
 

El juego desempeña un papel especial en la vida de ciertos seres humanos. Digo de ciertos seres humanos y no del ser humano como género. Hablo de aquellos en que la sensibilidad no esta anulada por las definiciones burdas y simplistas, aquellos seres que ven más allá de lo que sus ojos le muestran, aquellos en que su sensibilidad no ha sido atrofiada por las fórmulas y los convencionalismos sociales.

El Espejo
 

"Crezcamos sin dejar de jugar. Escojamos poco a poco nuevos juguetes, ahora que vamos comprendiendo más y más. Así, el niño no morirá en el adulto. El poeta es poeta por eso: por no perder el maravilloso juguete de La Infancia." nos dice Salarrué. Y después enuncia: "Llega el tiempo de la meditación y aparecen Las afinidades. Cada uno de nuestros sentidos descubre el juego de la afinidad meditativa: el ojo empieza el tejido de los colores; el oído el de los sonidos"(1)... Más adelante, da la clave: "Meditar es penetrar el velo de lo escondido; abrir la puerta mágica del espejo; pasear por el jardín oculto."(2)

En Salarrué han influido aspectos que lo impresionaron desde su infancia. Uno de ellos son los juguetes, y dentro de éstos, los espejos. "De entre los juguetes mágicos: el espejo. Yo le llamo `el tangible invisible'. Creemos saber mucho, ser muy inteligentes, estar muy enterados; si eso no fuera así, cada vez que encontráramos un espejo le daríamos vuelta para ver qué hay detrás. No hallaríamos nada y esto es lo estupendo: detrás del espejo está La Muerte.

Es otro laberinto por donde buscamos sin hallarnos. Es el escondite de los reversos. El reverso de los espejos se casi siempre rojo. Decía un señor de barba (cuando yo era niño) que ese rojo es `sangre de dragón': `El dragón es el alma humana', decía. `Los espejos se pintan con almas humanas'".(3)

No sólo los espejos fascinan a Salarrué, sino también la brújula, las bolas de cristal, los trompos que giran sin cesar, el caleidoscopio multiforme y multicolor, el zipper, las conchas, el vidrio con su transparencia brillante y, sobre todo, el espejo. Objetos que "participan de lo físico y de lo espiritual" (4)

"El espejo del hombre es el más claro espejo. No hay invención más sencilla y no obstante sigue siendo la más asombrosa. Esta es la puerta y la ventana de la Casa de La Maravilla.

La Maravilla es la Ilusión. Todos la amamos porque todos la anhelamos. La Ilusión es lo deseado inaccesible, lo desconocido por conocer. Fomenta la aventura y la búsqueda tenaz."(5)

Salarrué percibe en el espejo una invención que otorga la facultad de observarnos de cuerpo entero, si así lo deseamos; pero no únicamente nuestro cuerpo físico, sino también aquellos aspectos espirituales inherentes al ser humano. Así nos dice: "Me estoy mirando envejecer en el espejo. Sigo desconociéndome, sigo viendo a través mío la ilusión, lo anhelado, lo inaccesible de siempre, lo desconocido por conocer. Muchas caras he visto que son la mía misma. Me he conocido, no un cuerpo sino muchos cuerpos en el espejo; los cuerpos del que debo ser dentro de él, del verdadero que vive en lo impenetrable."(6)

Con justeza, el reflejo de la imagen y  el espejo han despertado asombro en la humanidad desde tiempos remotos: Así, Narciso, hijo del río Cefiso y de la ninfa Liriope, nacido en Tespio, fue castigado por los dioses al despreciar el amor de la ninfa Eco. Su castigo fue enamorarse de sí mismo cuando se contemplara reflejado en las aguas límpidas de una fuente, y morir consumido por ese amor. En la cultura precolombina, existe un personaje singular: Tezcatlipoca, uno de los más importantes dioses del panteón azteca, venerado principalmente en Texcoco, era considerado como la misma providencia y representó el cielo nocturno. Hermano y a la vez enemigo de Quetzalcoatl, con el que lucha y acaba por reconciliarse para sostener juntos el cielo, donde la Vía Láctea señala el camino por ellos recorridos. Es así mismo un Dios guerrero, así como inventor del fuego. Tezcatlipoca posee un espejo humeante colocado en la sien y otro en sustitución del pie derecho.

Espejo proviene del latín speculu, y en las ciencias físicas es una tabla de cristal azogada por la parte posterior para que se reflejen y se representen en él los objetos que tenga delante; es, pues, una superficie reflectora de las radiaciones, productora, digámoslo así, de imágenes.

Los destinado a reflejar la luz han de poseer una superficie tan uniforme que pueda considerarse como una superficie geométrica, por lo que su tallado, en los que se utilizan en los aparatos ópticos, debe estudiarse interferencialmente, produciendo anillos de interferencia en todos sus puntos. Cuando su poder reflector r es igual a la unidad (r=1), la intensidad reflejada es igual a la intensidad incidente, el espejo es perfecto y se llama reflector integral.

La imagen reflejada en un espejo es pues la reproducción de la figura de un objeto mediante los rayos de luz que parten de él, por ser luminoso o por estar iluminado. La imagen de un objeto es el conjunto de las imágenes de los puntos que lo forman; y para que la imagen sea perfecta, el sistema óptico debe estar estigmático; es decir, a cada punto le debe corresponder como imagen otro punto. Las imágenes pueden ser reales o virtuales.

Los espejos, según la naturaleza geométrica de su superficie, se llaman planos, esféricos, cilíndricos y cónicos. Estas dos últimas clases producen anamorfosis (imagen deformada). Menos el espejo plano, todos son estigmáticos y tienen por foco una cáustica (superficie envolvente de los rayos reflejados o refractados que concurren a la formación de una imagen). Los espejos esféricos son cóncavos cuando la superficie esférica esta pulimentada por dentro; y convexos si lo está por fuera. Los primeros tienen foco principal real. La distancia focal es positiva, y las imágenes que producen son reales si el objeto está más lejos que el foco y virtuales si está más cerca; los convexos dan siempre imágenes virtuales, los elípticos son estigmáticos para sus dos focos, y los parabólicos para el foco y el infinito, por lo que se usan mucho como objetivo en el telescopio y para reflectores.

Sobre estas propiedades que les reconoce la física, Salarrué ve en el espejo otras más: "un muro incomprensible entre dos mundos: el mundo de la realidad y el otro que no hay cómo llamarle en justicia, no sabiéndose con aplomo si ese mundo de la realidad es el de este lado o el del otro." (7)

"Lo que busca el poeta -nos dice-, el filósofo o el místico y, desde luego, el niño bien o mal inclinado al espejo, no es su persona, es su Yo, su alma desconocida aunque sospechada."(8)

 
15 de octubre de 2014
Citas y Bibliografías:

1.- Mínimo ensayo sobre el juguete mágico. Cultura. Revista del Ministerio de Educación. Dirección General de Publicaciones. No 39.  El Salvador, Enero-Febrero-Marzo, 1966.
2.- Ibid
3.- Ibid.
4.- Ibid.
5.- Espejo. El Libro Desnudo. Hugo Lindo. Obras Escogidas de Salarrué. Editorial Universitaria de El Salvador, 1970.
6.- La sombra y otros motivos literarios. Hugo Lindo. Obras Escogidas de Salarrué. Editorial Universitaria de El Salvador, 1970.
7.- Ibid.
8.- Ibid.
Diccionario Enciclopédico UTHEA. México, 1952.

 
Danos tu Opinión:
 
   
www.Revista-Democracia.com    
San Salvador, El Salvador, Centro Amrica.
Telfonos: (503) 2225-3122 y 7300-2888
E-MAIL: director@revista-democracia.com, info@revista-democracia.com
XJMcom
Todos los Derechos Reservados, 2017